Buenos Hábitos Alimenticios para Cuidar mi Estómago


1. Toma 2-3 litros (8-12 vasos) de agua al día para favorecer la eliminación de toxinas. Puedes incluir aromáticas de plantas diuréticas como diente de león,ortiga, té verde, etc. Recuerda que si vas hacer uso de estas plantas debes tomar aún más agua.

2. Evita tomar líquidos con las comidas.
Es preferible dejar de tomar líquidos 30 minutos antes de comer y esperar hasta 1 hora después de haber comido para tomarlos de nuevo, así no diluyes tus jugos gástricos. Esto facilita mucho la digestión.

3. Disminuye el consumo de azúcar y otros carbohidratos
El consumo de muchos carbohidratos eleva demasiado el pH estomacal. (Azúcar en todas sus versiones, harinas refinadas, dulces y golosinas).

4. Suspende el consumo de leche y de yogurt líquido.

Es muy probable que no tengas ningún problema en cuanto al consumo de ciertos quesos, yogurt natural firme y mantequilla.

5. Acompaña siempre el consumo de proteínas con hortalizas
Estos son fuentes de las vitaminas y los minerales que el organismo necesita para activar todas sus funciones. (Proteínas: pollo o pescado).

6. Evita mezclar proteínas con carbohidratos fuertes en la misma comidas
Limitar el consumo de carbohidratos a comidas vegetarianas acelerará bastante la recuperación del estómago. (Arroz, papa, yuca, plátano).

7. Consume alimentos que estimulan la producción de jugos gástricos Los principales son:
• El zumo de limón.
• El apio.
• Las hojas verdes en general.
• El jengibre.
• La infusión de boldo.

8. Evita consumir alimentos que no toleras o que te causen alergias
Las intolerancias y las alergias alimentarias son muy comunes, especialmente en presencia de desórdenes estomacales. Las más comunes son: avena, azúcares (esto incluye la panela), banano, berenjena, fresa, granos, huevo, leche de vaca, lulo, naranja, papa, pitaya, plátano, soya, tomate y trigo, y además, colorantes artificiales, edulcorantes y conservantes

9. HACER EJERCICIO


Incluir en tu horario del día una sesión de ejercicio tiene innumerables efectos beneficiosos sobre la salud. El equilibrio endocrino, neurológico y vascular que promueve el ejercicio ayuda a regular los patrones que facilitan las buenas funciones estomacales y digestivas. Una sesión de ejercicio puede ser corta, de 15 a 30 minutos, no se requiere de mucho tiempo si se escoge un ejercicio con un buen nivel de intensidad; puedes hacer sesiones de ejercicio cardiovascular, como por ejemplo de bicicleta estática, elíptica, trote o natación; o puedes hacer sesiones de ejercicios como rutinas con uso de pesas, yoga, Pilates o escalada en muro, por ejemplo.