“El corazón tiene cerebro”, Annie Marquier

“El corazón tiene cerebro”, Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia

Qué el corazón tiene cerebro es una metáfora, ¿no?
No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso
¿Es inteligente?
Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y  que puede aprender, recordar e incluso percibir.

El corazón  puede influir en nuestra manera de pensar?  En nuestra percepción de la realidad y en nuestras reacciones.

Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa,  y  toma esa forma cuando la persona tiene emocionespensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes, cuando tiene  emociones negativas, como el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza.

ESTAR EN ARMONIA EL CORAZON CON EL CEREBRO. A través de la práctica de:

Cultiven las cualidades del corazón: la apertura al prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje.

Es la práctica de pensamientos y emociones positivas.

Liberarse de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio.

Observar nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien.

Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que le verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.

Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, trabaje en grupo, viva con sencillez, y  PREGUNTE A SU CORAZÓN CUANDO NO SEPA QUE HACER.